Oftalmología Pediátrica


PORQUÉ ACUDIR A UNA UNIDAD ESPECIALIZADA EN OFTALMOLOGÍA PEDIÁTRICA

En la Unidad de Oftalmología Pediátrica de la Clínica Oftalmológica Dr. Benavides somos expertos en el tratamiento de patologías frecuentes en la infancia como el estrabismo, ojo vago, miopía, etc. Contamos con profesionales altamente cualificados y medios técnicos de última generación para su tratamiento.

Al tratarse de niños, es especialmente importante contar con los conocimientos y grado de especialización necesarios, pero más importante aún es tener una sensibilidad y unas capacidades muy concretas para lograr no solo que la experiencia no les resulte traumática, sino que además sea divertida para ellos.

En muchas ocasiones los niños no se quejan o no saben explicar lo que les sucede, por lo que los padres no detectan el problema si no resulta muy evidente. De ahí la importancia de que nuestros hijos pasen revisiones oftalmológicas periódicamente, ya que el grado de éxito del tratamiento de muchas patologías como el estrabismo depende directamente de la precocidad en su diagnóstico.

Además se ha comprobado una correlación directa entre el fracaso escolar y la existencia de problemas de visión no diagnosticados. Es vital por tanto estar alertas para solucionarlos lo antes posibles.

 


 

SÍNTOMAS DE QUE SU HIJO SUFRE PROBLEMAS DE VISIÓN

Si en la familia existen antecedentes de enfermedades de la visión como la miopía o el ojo vago (las cuales tienen un componente hereditario) es muy recomendable empezar con las revisiones oftalmológicas lo antes posible, incluso antes de los 3 años, ya que la corrección temprana de los problemas de visión ayuda a un mejor desarrollo cognitivo del niño.

Por otra parte, hay comportamientos que alertan de posibles problemas en edades tempranas como son:

  • Que el niño se acerque o aleje demasiado para ver la televisión, dibujar o leer
  • Irritación ocular frecuente (ojos rojos y/o lagrimeo) tras realizar tareas que impliquen fijar la vista
  • Dolores de cabeza frecuentes y no achacables a otra patología
  • Que el niño entorne los ojos para ver objetos lejanos
  • Se tropieza con frecuencia
  • No coordina correctamente la mano y el ojo (le cuesta alcanzar los objetos a la primera)
  • Inclina la cabeza siempre hacia el mismo lado, etc
  • Sentir molestia ante el sol (fotofobia) o problemas para adaptarse a la oscuridad (caídas en ambientes poco iluminados)
  • Desviación ocular (bizqueo)

En los niños en edad escolar existen otros síntomas como:

  • Dificultades para leer la pizarra
  • Lectura lenta o deficitaria (repite o se salta la línea)
  • Acercar demasiado la cara para leer o escribir
  • Falta de atención
  • Pérdida de interés por la lectura y el aprendizaje
  • Nerviosismo e irritabilidad

Estos últimos signos están directamente relacionados con la frustración que siente el niño por no poder realizar las tareas. Que su hijo tenga que llevar gafas no es ningún trauma, más bien al contrario, el niño se sentirá mucho mejor y comenzará a cambiar su relación con el mundo de una forma positiva. Por eso justo antes del inicio del curso se recomienda realizar una revisión oftalmológica completa.


TRATAMIENTO DE LA AMBLIOPÍA (Ojo Vago)

La ambliopía ocurre cuando el cerebro ignora la información visual procedente de un ojo al llegar de peor calidad que con el otro ojo, a pesar de que las estructuras del mismo estén sanas.

Esto puede deberse a:

  • Una alteración en la alineación de los ojos o estrabismo.
  • Anisometropía: es la diferencia de graduación entre un ojo y el otro. El niño utiliza más el ojo con el que le resulta más fácil enfocar, y deja de usar el que más graduación tiene. Normalmente la familia y entorno del niño no perciben nada raro en él.
  • Ambliopía por deprivación: enfermedades como las cataratas congénitas, ptosis palpebral (caída del párpado superior), o una opacidad en la córnea pueden impedir el desarrollo visual del ojo que presenta la patología.

La ambliopía es curable si se diagnostica y trata precozmente

Síntomas del Ojo Vago

Muchas personas confunden el ojo vago con el estrabismo, pero ni son lo mismo ni tienen porqué estar asociados (aunque en muchos casos sucenden de forma similtánea). Por esta confusión muchas personas piensan que si su hijo no bizquea no puede presentar ojo vago y esto no es así. De hecho el ojo vago o ambliopía no siempre es fácil de detectar ya que en ocasiones no es reconocible a simple vista.

Además si el déficit visual se presenta en un solo ojo, resulta muy difícil que sea detectado en casa. A ello se suma que los niños no son conscientes de la peor visión unilateral en la mayoría de los casos.

Los signos de alarma que deben de hacernos consultar con el oftalmólogo pediátrico son los que hemos comentado con anterioridad y hay que estar atentos a ellos para poder poner en  manos del especialista al niño lo antes posible.

Tratamiento del Ojo Vago

El tratamiento consiste en corregir la causa (estrabismo, defecto refractivo, caída del párpado…) y, a la vez, en hacer trabajar al ojo vago, penalizando al ojo sano.

La fórmula que ofrece mejor resultado y con mayor rapidez es la oclusión del ojo sano con un parche durante un período de tiempo que dependerá del grado de ambliopía y de la edad del niño.

Otros métodos son menos efectivos y se basan igualmente en disminuir la visión del ojo sano para forzar la utilización del amblíope. Para ello pueden utilizarse: filtros sobre la gafa, poner diferente graduación en la lente del ojo sano o la instilación de gotas en el ojo sano que impiden el enfoque de ese ojo.

A todo esto hay que añadir que en la Clínica Oftalmológica del Dr. Benavides realizamos un exhaustivo seguimiento del niño y siempre con el tacto y delicadeza que requiere tratar con ellos. Porque evidentemente no se pueden hacer las cosas igual que con un adulto y es vital conseguir no solo que el niño sea tratado por especialistas altamente cualificados, sino que además se consiga que el niño se sienta cómodo y que la experiencia no resulte para nada traumática, sino todo lo contrario. De hecho muchos de nuestros pequeños pacientes están ansiosos por acudir a sus revisiones y eso es una parte importantísima de nuestro trabajo y muy gratificante también.

¿Se puede prevenir la ambliopía?

Sí, se pueden detectar las causas más frecuentes de ambliopía como son los defectos ópticos y los estrabismos en una etapa precoz, antes de que hayan ocasionado ambliopía. El tratamiento correcto de estas causas evitará su la aparición.

Por ello los exámenes visuales son necesarios en el niño, aunque ni éste ni sus padres, ni en el colegio hayan notado ninguna dificultad visual. La Academia Americana de Oftalmología recomienda que se realice la exploración oftalmológica a todos los niños antes de los 4 años.

Es necesario hacer un diagnóstico precoz y poder tratar con garantías el “ojo vago” y evitar la continuidad de la patología en edad adulta.

En la ambliopía, lo más importante son la detección y tratamiento precoces. Especial atención deben tener los padres que han tenido un ojo amblíope cuando tienen un hijo, recomendándose la primera revisión oftalmológica en torno a los 3-4 años de vida.